La cosmética sin tóxicos utiliza ingredientes naturales, casi en su totalidad, no dañan la salud, ni la piel. Esta cosmética es, además, respetuosa con el medio ambiente.